_

_

2009/12/10

Rendición de cuentas del príncipe de los gatos



El príncipe de los gatos está de pie, apoyado contra el refrigerador arruinado. Una niebla de ceniza empapa las ventanas. Las luces de los buses y los puestos ilumina el cuarto más que las velas que ha puesto por todos lados. Sobre la mesa, sobre la tele vieja, sobre los zapatos, en el suelo, en la cama. La mesa tiene esa consistencia salada de las llantas de camión. El príncipe de los gatos no lo piensa, solo mira por la ventana y habla sin hablar: "Hago la lucha". Tiene un tatuaje de corazón en la muñeca, por el área del antebrazo. En realidad, toda su vida ha sentido que su corazón estaba en las manos. Con ellas hace todo: se viste, come, saca el dedo a los minibuses, limpia los platos de los clientes, se rasca la oreja, desviste a su novia, le escribe cartas a su viejo, apaga la tele, y en otros días las usó para matar a un tipo. Matar. La palabra "matar" le sonaba tendenciosa, como una faena larga y de nunca acabar. Luego de comprobar que sus bolsillos estaban vacíos, saca una caja de fósforos de la cocina y se rasca el codo, luego enciende un cigarro más y empieza a dar vueltas por el cuarto. Vacía su cajón con ropa en el único punto del piso que no tiene cera derretida. Todas sus camisas están sudadas o llenas de grasa. El olor a caldo hervido es dolorosamente familiar. "Hago la lucha".

La novia del príncipe de los gatos era la vírgen de la amargura. Una chica linda, muy linda, de buena familia, con una vida personal algo jodida pero con una vida de verdad bastante cómoda. Vive con sus padres en un lindo barrio. Tiene un chofer que la lleva y la recoge de la Universidad. Una vez le contó que el chofer le metió mano cuando la recogió borracha de una fiesta. El chofer pensó que seguía dormida pero no, la virgen de la amargura seguía despierta. Todo el tiempo le contaba que odiaba a sus padres, que odiaba su casa, que odiaba su vida de niña bonita y que quería irse de su casa lo antes posible. El príncipe de los gatos pensaba, y se lo decía cada vez que podía, que era un princesa con ganas de embarrarse el vestido, y solo por pura gana de joder al sastre y al que le compró el vestido al sastre. A veces se sentía como el chofer de la princesa, porque la virgen de la amargura le decía dónde quería ir, y el príncipe de los gatos la llevaba. La cantina mas vieja, el cementerio, los parqueos de camiones y las fiestas de callejón para terminar viendo los trenes del amanecer. Pero a la virgen de la amargura también le gustaba llevar a su novio kitsch a sus fiestas en casa de sus amigas, a las fiestas de su universidad, a grandes y luminosas discotecas o a los almuerzos y las recepciones de gala en salones enormes y palaciegos. Para el príncipe de los gatos, la única diferencia entre los dos mundos era que en el suyo las cosas se hacían de noche, para trabajar al día siguiente, mientras que en el de la virgen se hacían de día, para que todos los vieran.

Cuando se encontraron, la virgen de la amargura estaba hermosa como siempre. Con un cuello de alondra y un cabello de golondrina rubia preciosos. Ella lo llevó del brazo a esta discoteca nueva, donde el fantasma del sabado en la noche es un tipo que se apoya contra la barra y usa lentes de sol esperando que las chicas lo miren. El príncipe de los gatos empezó a reirse de él, y la virgen de la amargura lo golpeó infantilmente en un brazo para que no empiece a molestar a nadie. La verdad es que el príncipe de los gatos no era un mal tipo; no, en realidad sólo le disgustaba la gente que se exponía en un mostrador. Eso era todo. Pero su novia no lo entendía así. "Hago la lucha... hago la lucha". Pero no bien entraron al boliche en cuestión, la virgen de la amargura se fue con sus amigas, se abrazaron, se besaron, a apecharon y empezaron a bailar, dejando al príncipe a un lado. Saca lentamente su caja de cigarros fuma con ganas. Las amigas de la virgen de la amargura lo veían como a un muñeco feo que su amiga se niega a botar. Pero les encanta. Una le ofrece un trago, pero el lo rechaza. Cree que a veces no basta con estar conciente de los errores que uno comete en su vida, pero que es más importante saber qué mierdas hacer cuando el mundo se cae a pedazos en tus manos. Tiene pagarle a la vida más de lo que pida. Ahora tiene el perfume más caro, pero los besos que le da esa chica mala que se muere en sus dedos saben a fracaso. No se vuelve loco, pero sabe que ahora no hay salida: está en el lugar en el que se ponen los toreros. "Hago la lucha".

Empieza a mirar alrededor. La virgen de la amargura sigue bailando con sus amigas, disfrutando como un colibrí los roces, los pisotones, los secos, los puchos, las pilas, el sudor de la gente, el neón de las luces y el dolor de garganta, todo lo que ella ahora llama vida y que antes era la biblia en el cajón de oraciones. Alrededor de ambos, el hippie de salón se peina los ruleros, el chofer de carreras no suelta a su pobre novia de alquiler, la más tímida de las quinceañeras se arrepiente de jugar a ser mayor, y yendo un poco más afuera, alguien muere en su cama, un hombre trabaja doble turno para pagar los cuadernos de sus hijos, una señora llora cuando le roban la cartera, y un policia desea estar en casa. Pero el principe de los gatos no encuentra a nadie. Piensa que ya van a llegar, abriendo de lado a lado las puertas de la fiesta, esas puertas que se abren sólo para el más importante, para el más discreto o para el más tuerto.

Ente toda la música de comer que hay en el boliche, el principe de los gatos reconoce ese sonido de mierda. Las cuentas. Las cuentas de fantasís que se golpean ente sí. Los rayos de la calle, las rayas de su escote y las ratas de su casa. Corre la cortina y encuentra a la virgen de la amargura, besando las palmas de san rafael taboado. Lo agarra del brazo y le da un puñetazo en la cara. Ella grita y llora. Jódete, jódete, jódete cabrón de mierda, pero el príncipe de los gatos la ignora, por primera vez en su vida. Toma a este paje de deahogos por el cuello y lo muele a golpes. Y este testaferro tranquilo, sereno, santo, antes de salir de casa había besado a su madre, había escupido en la cara de alguien que vendía helados, y hoy, como siempre, le tomó el pulso a los abrazos de la virgen de la amargura. Dos balas de vino en esa falda que lo traía loco desde siempre. Pero, aparte de tener tan drámatica falta, debía saber que las faldas son una lotería. La miserable faena del príncipe de los gatos había terminado. No quiere culpar a nadie, ni siquiera a la virgen de la amargura, pero sólo quiere rendir cuentas consigo mismo.

Para los lectores que recuerdan al príncipe de los gatos, los acontecimientos posteriores son de sobra conocidos. El príncipe de los gatos mira a su cuerno de oro por última vez en su vida, cuando escucha pasos corriendo detrás de él. Hace una media verónica al tipo de la navaja y le dobla el brazo sudoroso, tan fuerte que el hierro de calores toca el suelo con un click característico. Pero ese mismo instante dos balas de superchería le perforan la panza. Los amigos de san rafael taboado llegaron de repente y le dispararon a este príncipe de nada ni de nadie. La virgen de la amargura lo ve, y toda su santidad brilla iluminando a las camas de mal morir y a los hormonales hombres que ahora no saben qué mierdas hacer; ahora será, para siempre, la virgen de medianoche. El príncipe de los gatos no lo piensa cuando escucha las sirenas: si llegan y los ven, su novia irá a la carcel, preguntas, mentiras y billetes que salvan a todos darán por terminada la vida de esa fianza a la que le había jurado quererla hasta morirse. Pero prefiere la guerra con ella a vivir así. Agarra la navaja ensangrentada, se cierra el saco viejo, y corre lejos, apretandose las heridas, a morirse en el único lugar digno donde uno puede morirse: el parqueo de los camiones.

Afuera, se encuentra con un idiota agarrado de un ramo de flores. "¡Hijo de puta!" Falta poco para llegar al parqueo, pero sabe que no va a lograrlo. Su panza revienta de sangre. Levanta la navaja, pero no reconoce las palabras que grita. Idioteces más, idioteces menos, el mundo no extrañará al chico que se quedaba hasta el amanecer en una casa ajena en una ciudada ajena, que se prestaba para volver y que devolvía prestándose, que le hizo el amor a una virgen y que se murió por un santo, que era el príncipe de los gatos. Y al final, no pudo saldar cuentas con la virgen de la amargura, ni con san rafael taboado, ni consigo mismo. Todos los que salen de la discoteca lo ven muerto en los brazos de un adicto de buen vivir, y saben que podrían ser como el príncpe de los gatos, pero que les faltan los huevos.

Ahora llueve. Dos prostitutas se miran a los ojos cuando dos capangas de la empresa privada, gordos y sucios, les ofrecen su vida en bandeja, un niño carga frutas y veduras para el supermercado, los camioneros se miran y sonríen, los policias están emputados. La virgen de medianoche siente que se le escapa una lágrima, pero cuando se limpia la mejilla no hay nada. "Hago la lucha...". Un poco de lluvia nunca mató a nadie.

2009/11/22

EL PRÍNCIPE DE LOS GATOS ESTÁ SANGRANDO




Muchas cosas me preocupan ahora. El libro de Foucault que esa chica está leyendo en medio de la fiesta en su casa es un poema triste. Esta chica de ojos rasgados me abraza la cintura como si estuvieramos bailando, pero me preocupa más sus dedos dentro de mi saco, como si quisiera sacarme el corazón adrede. Voy a sentarme al sofá, bebo una cerveza, ella sigue bailando a mi lado, estudiando todos mis perfiles como un gato soñando. Nena, tu eres menor, yo soy normal. Se abre la puerta de la casa y entra la chica más hermosa que he visto, acompañada de un chico gordo y despistado y un enano que salta y quiere bailar. Ella tiene la mirada en el fondo del cuarto, inmaculada, flotando como la pluma en el charco. De alguna forma siento que ellos dependen de ella. Me levanto y me voy. La chica de ojos rasgados está me da una última mirada y se va: no cumplo con los términos de referencia. Esa es la parte que me gusta del orgullo femenino. Un tipo con barba de candado está tremendamente yuca y habla un par de pajas sobre el destino. Tengo piel de papel periódico y un saco barato y usado. La calle es cuarenta kilómetros de demonios soñando. Las luminarias son niños rezando el rosario ocho lunes por semana. Ahora estoy esperando con un ramo de rosas a que pase el último micro. Es muy tarde, pero no importa.

Esta cárcel está muy jodida. Me di la vuelta pensando que alguien veía, pero no hay nadie. Pienso en cosas raras, como que si hubiera venido maquillado, con falda y tacones nadie se daría cuenta. Sería interesante ver cuantos policias me mirarían. Supongo que la biblia tiene razón: hay un truco para todo, pero no se puede ganar si no se tiene fe. Qué carajo, fe no es cerrar los ojos y creer, pero sólo un idiota pediría explicaciones. Debería estar en casa, viendo una peli antigua de la tv local. Es más interesante cuando no hay nada más que hacer luego de hacer lo que sea con las migajas del amor. Talves mezclarlas con miel de motel. Pero el punto es que los policías son obvios. Obvísimos. Caminan todo el día, esperando que el mundo explote. Ahora me preguntan qué es lo que sé sobre el tipo que encontraron muerto en la calle. Y empiezo a reir. En verdad, era una buena carcajada, llena de cinismo y ganas de mear. El policía se emputa y me da un golpe. El techo de la oficina está forrado en polillas. Y las polillas son bonitas. Hechas de polvo y material de insecto. Fuera del DP, la calle es la misma. Es lindo ver que sigue habiendo tráfico a las dos de la mañana. Los camiones son poesía. Van pasando por horas y horas, recorriendo el maldito país, enseñando lecciones de vida a cada cama, cada esquina y cada empresa.

Aún queda un lugar más donde ir. Me colé a este boliche caminando junto a la chica del lunar en la mejilla. En cierta forma siento pena por ella: una chica con un lunar en forma de lágrima está destinada a llorar toda su vida. Pero como toda la verdad del mundo oculta una gran mentira, talves ella tenga algo más de suerte. Los perros siguen ladrando, los radiotaxis están parqueando, y yo les doy las gracias por todo. Y hoy está decidido: me enamoraré de la primera chica que me mire. Es una rareza de cabello negro y cerquillo de tenedor. Baila sola, nadie la jode. Es algo muy usual en el mundo: el viejo de barba y saco horrible se acerca a ella bailando y ahora son dos los que bailan el ritmo de los Bybys. En este preciso momento todos los chicos del boliche se sienten como idiotas: "Yo podía haber estado allí". Pues no señor, se necesitan dos segundos para decidirse y toda la vida para no arrepentirse. Luego los dos vienen a mi lado. Me tienden la mano. Baile de tres? No gracias preciosa, no es mi estilo. Yo soy toro en mi toreo y torazo en rodeo ajeno. La chica del bar me pide un poema. Se lo digo al oído: "Antes las cosas me importaban, pero las cosas cambian". Me sirve un vaso de champagne - champaña y se lleva la flor que estaba en mi solapa. "¿No me das un beso rubia?". Al otro lado del boliche un gato negro baila y ríe con el sombrero en la mano. Es una locura de risa. Sus colmillitos blancos brillan a la luz de neón. Se sienta en la mesa y una petarda le pide una raya.

El novio de la chica del bar viene a empujarme cuando salgo. Grita que la ama, que se muere por ella, que sabe que es una jodida pero que la única regla era que él no se entere, y esta noche se había enterado. Saca su navaja. Bueno, pues yo gozo de una saludable cobardía, por lo que estoy a punto de correr, pero lo mejor es que él se clava la punta en el estomago, en un suicidio aparatoso y ridículo. A primera vista pienso que sólo se ha hecho el suiciente daño como para prometerse a nunca más hacer huevadas, pero no, en verdad ha sido un corte profundo, hecho con la vocación de suicida que les falta a muchos enamorados desenamorados. Lo levanto por los hombros y lo quiero llevar a un hospital pero ningún taxi quiere llevarnos. El ramo de rosas que llevo ya estça hecho mierda. Quiero sacarle la navaja del estomago, pero la empuñadura ya está perdida en una masa de sangre, entrañas y camisa barata. El blanco cadaver nunca fue un color favorito para nadie. Mierda, lo único que se detiene es una patrulla. Esto va a ser divertido.

El dueño de casa y su novia saltan desde el último piso, pero yo no estoy tan ansioso de cometer un error. Voy a la casa de la chica que se acuesta por hambre. Le doy el dinero, ella me mira con cara de "Completo cariño?". Pero no nena, sólo quiero charlar un rato. En su sofá el mundo es más fácil de digerir. Yo soy fácil de lastimar, pero nunca lo muestro. A veces puedes lastimar a alguien sin saberlo. Le dejo la única rosa que pude salvar de ese malabarismo de fortunas que es la muerte, y le doy un beso en la mejilla a esa flor nocturna, a esa ave de paso. Las cosas cambian, pero ahora ya no me importa.

2009/11/09

Mail de navidad de una puta en navidad




Carlao:

Un beso grande. Yo te escribo porque quiero conjugar los verbos temblar y tirar sin que me tiemble el pulso. Dejé de fumar antes de dormir y dejé chupar combo, y dejé de cambiar besos por abrazos. Trabajo en un restaurante como cajera, la dueña es linda doña, me presta para pagar los cuartos y me charla de sus hijos. Ahora vivo en unos cuartitos en obrajes, bien lindos. Tuve que limpiarlos porq olían a conejo. Colgué uno de tus dibujos en la pared, el del apache cazando al búfalo. Y pegué uno de tus poemas sobre mi cama, para rezar de rato en rato.

Ahora tengo un novio, es guapo, trabaja en un empresa de medicinas y en las noches viene con salchis o guesas a la casa. Le dije que estoy embarazada, y no me golpeó ni nada. Me compró flores y me llevó a conocer a su familia a Cocha. Es tan lindo. Un amigo suyo nos va a decir como hacer para casarnos. Fuimos a ver el corso de corsos y su sobrino se disfrazó de tigre, como vos en el corso del prado cuando estabamos en cuarto! Te acuerdas? Vos siempre te acuerdas de todo.

Carlao gordo, me acuerdo mucho de vos cuando paso por nuestra plaza preferida. Te acuerdas del Flaco y de la Pachi cuando nos chupamos en año nuevo? Me encontré la cajita de camel con nuestros deseos de promoción. Seguía en el hueco entre las bolas de la estatua! Eras un cago de risa chino loco. La Pachi me dijo que yo te gustaba y yo no lo dudé un segundo, nos arreglamos y la cabrona le ganó la apuesta al Flaco. Y te acuerdas cuando nos vieron en el cole? El Flaco te dijo que eras el titikako más feliz del mundo! jajaja. Lo vi el otro día, charlamos un rato y luego me dijo q vaya a la siguiente reunión de exalumnos. Este Flaco, era el más a-lumno de todos y ahora es Inge aver.

Ayer encontré el disco que hicimos cuando cumplimos un año. Qué cursi era la canción de los Archies! jajaja, y la de Fey, Carlo mi vida, nunca averiguamos como se llamaba esa canción de Presuntos Implicados! Fue el mejor aniversario de mi vida, cuando nos chachamos de Fisica para escuchar el disco en la calle, y el direc nos vió! jajaja. Pero ayer se me cayó el discman, y ya no funca.

Carlao mi vida, creo q ahora soy feliz. Quisiera tener la plata que gastabamos en trago. Me compraría un fardo de ropa usada, la lavaría y me iría a pasear a sanmiky con una polera y una falda nueva cada día, dependiendo de como me sienta. Creo q voy a entrar a la facu, teníamos q entrar los dos nove? pero vos estudiaste arquitectura y yo me fui de viaje, al menos uno de los dos será abogado! jajaja, te estoy jodiendo gordo, pero ahora tengo una linda vida.

Carlao, quieres saber la verdad carajo? no tengo ningún novio, no trae salchis a casa cuando vuelve, no trabajo como cajera en ningún restaurante y estoy embarazada de cinco meses. no tengo plata para pagar el abogado, y el discman lo vendí, pero en serio tengo el disco y es mi tesoro. Esperabas esto de tu novia del cole? Perdón por ser tan cabrona.

Nadie viene a visitarme, ni siquiera mis viejos, y creo q ya no van a darme perdón judicial, es la tercera vez q estoy aquí adentro

Ven a visitarme en el feriado de navidad porfa






Aclaración prescindible: Esto no es original. Es mi versión de Christmas card from a hooker in minneapolis del Tom Waits. La idea es 100% del Tom, pero qué querían, la sigo escuchando y se me siguen cayendo los mismos lagrimones. Otra cosa para evitar malentendidos de mierda: los personajes de esto, incluido el "Carlao gordo", son ficticios, todos, no me basé en nadie ni en nada más q en el vacío de ruiseñores q tengo ahorita en la panza, y esta aclaración ridícula es para q ninguno de mis amigos o ex novias reales (del real Carlao) se sienta agraviado: saben q los amo a todos, con todo lo q nos pasó.

Muy "naif"? Muy "kitsch"? Me cago, como les digo, "me se" caen los lagrimones de cocodrilo cuando oigo esta rola, a mí, un chico q no lloró su corazón desde q lo plantaron en la heladería a los quince, y a estas alturas eso es muy lindo. Tenía que escribir, qué querían? "Me se" partiría el alma (esa alma en la q no creo) si alguna vez me llegara una carta así de verdad. Un beso grande a usted querido lector. Feliz navidad anticipada.


Y les dejo con la canción que inspiró estito, Christmas Card From a Hooker in Minneapolis de Tom Waits:

Letra y traducción de esta rola

2009/10/14

ALICIA ESTÁ EN DROGAS (y tu mamá también)

Flor nocturna, no quiero darle mi pena,
ni mostrarle mi piedad, no quiero compadecerla.
Puta proletaria, con permiso sólo quiero
un saludo solidario, presentarle mis respetos.
Ismael Serrano - La mujer mas vieja del mundo




La historia va así: una adolescente de buena familia, bonita, insegura, con todos los problemas de esa maldita edad en que el mundo te quita la virginidad mental, empieza (casi por accidente, y el casi subrayado) a experimentar con diferentes drogas. LSD, éxtasis, marihuana y un psicotrópico etcétera la convierten de una joven ingenua a una resabida mandamasa del pequeño bajo mundo drogata, con ganas de matarte y de morirse, de besarte y de venirse, líos con las pandillas, sexo salvaje con una escalofríante minoría de edad, la redención de la hija pródiga que prodiga besos de neón, el dolor de una familia, las esperanzas de que algún día el mundo será mejor, de que hay un mundo que sin drogas vale la pena y de tener el american dream: casa con esposo, hijos y perrito en el jardín. Oh!, y un desenlace del carajo. Tal el resumen que puedo hacer del libro "Pregúntale a Alicia" o "Go ask Alice".

No querido y hambriento lector bloggero: pese a que el título me hubiera encantado para hacer un cuento sobre mi querida Alicia , en realidad hace referencia al libro ya mencionado. Se trata de una obra redactada a manera de diario, en la que una joven anónima (que no se llama Alicia) nos relata sus travesías una vez que descubre las drogas, còmo éstas cambian su vida social, su mundillo "teen" y una mas o menos acertada descripción de los efectos de la droga en su cuerpo y en su vida. Trama escandalosa, en algún momento del cole me comentaron los profes (más específicamente mi profe de filo, la hermanita) que este era uno de esos libros pesados (entiéndase "de lectura pesada") no aptos para criterios sin formar (benditos 16!). Mi queridísimo profe de Lite, don Oscar, del que me autodenomino su pupilo, torció una mueca y dijo "Naaaaa...." y me dejó más intrigado. Ahora, pillé el libro en el Pasaje Cultural Franz Tamayo, donde es vendido en ediciones muy baratas y bonitas, y promocionado como "Diario de una joven drogadicta". En la contratapa lleva los comentarios de algunos "psicólogos preocupados por la juventud" en la que se recomienda el libro como lectura para todos los jóvenes, para prevenirlos sobre pajas y pajas del daño que le hace la droga a la humanidad. Mas curioso que interesado, lo compré (5 lucas) y me lo comí: la lectura me inducía el suficiente morbo, además de que el arreglo en forma de diario la hacía muuuuy atractiva (robaré la idea mil veces robada).



Pero algo sallió mal. No me tragué el cuento de que el libro era "anónimo" ni de que era un diario de verdad, y aunque me sedujo la trama, el mensaje era lo suficientemente estúpido como para caer solo. Entonces, preso de una bilis maniquea, hice una pequeña busqueda en la web y he aquí los resultados linkeados:

http://html.rincondelvago.com/preguntale-a-alicia.html

http://en.wikipedia.org/wiki/Go_Ask_Alice
http://en.wikipedia.org/wiki/Beatrice_Sparks
http://www.shutitdown.net/text/askalice.html

¿Que porqué no hay un link a un estudio profundo sobre el libro, o sobre investigación a la autodenominada Alice o algo más chévere? Pues porque en realidad el libro no es anónimo, pese a haberse registrado como tal, sino que la que lo registró y que se come la pasta de las ventas es una señora llamada Beatrice Sparks, terapeuta y consejera juveníl norteamericana, que hace apariciones comentando el libro y promoviéndolo como "el diario de una joven drogadicta". Sucede que la seño lo escribió, efectivamente es ficción, pero usando partes de el diario de una de sus pacientes. O sea que nos jodimos todos y el mundo se jodió otra vez.

Lo que me jode de esto, y que me impulsó a hacer este post, es que doña Sparks haya tomado el diario real de una changa que efectivamente estaba hasta las orejas de coca y demás familia y lo haya usado para hacer el relatito de mierda, y encima promoverlo como "Diario de una joven drogadicta". Pues que se vaya a la mierda por aprovecharse del gancho tan barato que es la desgracia humana. ¿Y la ética profesional? O sea, si luego de editarse el libro los chicos seguían yendo a contarle a la vieja que sus viejos los pegaban o se los tiraban, o que se sentían incómodos con su identidad sexual o que no podían dejar de hacerse pajas, y luego la seño hace un libro con sus problemas (Diario de un adolescente pajero... jajaja del carajo) ¡pues se la ganaron solitos por buscar a doña Sparks!

Y el cuento no acaba acá. "Pregúntale a Alicia" no es el único libro de la serie de la seño. Otro libros editados por ella y que se basan en historias de chicos de carne y hueso, chicle y pucho, son "Jay's Journal" ("El diario de Jay") que nos cuenta las peripecias de un cuatecito con la brujería y los demonios, "It Happened to Nancy: By an Anonymous Teenager" ("Le pasó a Nancy: Por una adolescente anónima") sobre una muchacha que se contagia de sida luego de haber sido violada, y los demás que puedan encontrar en la wiki. . Son historias jodidas, a nadie le gustaría que le pasen y menos que las cuenten por cobrar, pero eso es exactamente lo que hizo la seño. Y metiéndole su cuchara pop de paso: a este chico Jay lo persigue un demonio llamado Raul. ¡Raul!. Pues venga, no leí el libro pero de seguro ese tal Raul es moreno y tiene barba, come tacos y escucha salsa. Dosis de prejuicio racial gratuitas cortesía de doña Sparks. Además, la familia del supuesto Jay señaló que la obra de Sparks usó un par de entradas, las mas shockeantes, y armó el resto con trozos de historias de otros jóvenes. El hermano mayor del verdadero Jay hizo un libro donde cuenta lo que en realidad pasó con su hermano y como la autora del falso diario en realidad explotó la historia de su familia.

¿Se nota que estoy emputado? No lo niego, la lectura del "Go ask Alice" me agarró. La parte final me tuvo atado al librillo en cuestión y produjo un buen efecto. Pero que mensaje más de mierda. En otras palabras, son libros para asustar a los changos. Esperamos la pronta salida de "No le preguntes a Pepe: Diario de un joven al que le gustaba morder las llantas de los autos mientras estos corrían". ¿Y qué manera de enseñar a nuestros hijos es esa?. Padres del mundo, no tengo el gusto de contarme en su planilla, pero hagan esto: hablen con sus hijos sobre los pedos de este planeta: drogas, sexo, marylin manson, raul, etc. y escúchenlos sin putearlos. Todos sabemos que lo prohibido es más atrayente, por eso la táctica de satanizar a las drogas o a lo que sea no funciona. Nada de lo que hablamos es malo por sí mismo, "la máquina la hace el hombre, y es lo que el hombre hace con ella" decía el Drexler. Pues es así. Satanistas hay miles (millones) y no todos andan con cabezas de cabra en la cabeza o con ropa negra. Algunos son ejecutivos, otros artilleros y otros dan clases en colegios particulares. Ganarse la confianza de los chicos para que vengan a pedirnos ayuda con sus problemas es mil veces más recomendable que hacerles leer diarios falsos sobre chavalas calenturientas. Y que las hay las hay (y lo sé porque las he buscado) pero es su decisión. El pleno derecho de autodeterminación del que nos charla San Savater.

¿Y el conejo blanco y Alicia? Pues los veremos de la mano junto al buen Jhonny Deep dentro de poco. Hasta entonces un beso grande a todos.




El video de White Rabbit, canción de los Jefferson Airplane de la que la doña sacó el título "Go ask Alice". Una canción del carajo con una tremenda Grace Slick:


Y algo aún mejor!: Ouran Host Club cuando Haruhi sueña que es Alicia en el País de las Maravillas!:

2009/09/27

Los Mismos

27/09/2009


En vez de una letra de canción o de poema, una foto del carajo

Empecemos con una historia bonita que me contó mi hermana. Mañana de un día habil. Todos salen a las calles para acudir a sus trabajos via nuestro servicio de transporte público, que de público sólo tiene el hecho de que usa una vía pública para lograr sus fines. Un señor muy mayor sube a la movilidad. La movilidad poco a poco se llena. Todos viajan concentrados en sus problemas o en el paisaje. El chofer tiene una cara de empute amasijada a través de esa aura de "usted depende de mí. No-me-jo-da". Cuando este señor mayor llega a su destino, pretende pagar con un billete de 20 Bs. el pasaje de transporte que le cuesta 3 Bs. El chofer se emputa: "No pues señor! Tiene que pagar con sueltos!". El señor mayor lo mira sorprendido, como si le hubieran dicho que al oeste hay apaches, y le responde "No tiene cambio?", a lo que el chofer, sudoroso de rabia y de calefacción movil, le contesta en tono grosero: "No pues, es mi primera carrera!". El señor mayor le hace extensible el billete y le contesta, con esa calma que sólo las canas te enseñan "De mí también es mi primera carrera".

Ahroa entremos en materia. Perdí la continuidad bloggeril. En realidad perdí la continuidad de escritura. Algo comenté sobre esto, y las causales, muy legítimas como cualquiera que se defienda, no pretendo usarlas como excusas, pero es que son eso: la familia, la vida, el trabajo, la ciudad que arde y prevé el tornado que serán las elecciones. Un día a día registrado en mi pequeño cuadernito café portatil, pero que no supe usar para escribir algo más: un cuento, una novela, etc. Y me duele esta noticia, porque descubrí lo lindo que es escribir soneto con métrica de escuela: un ejercicio maravilloso para exprimirte la cabeza. Inclusive retrasé el envío de un cuento muy cutre a un amigo muy querido. Pero bueno bueno, esto del cuadernito café portatil es del carajo! Si a un policia no le funciona el silbato a las 12:30 del mediodía y pone una carita de circunstancias obscenas ante miles de choferes nerviosos (osos), puedo sacar el cuaderno y anotarlo. Leerlo después es muy muy bueno, se los recomiendo. Retomando la línea, escribo esto para retomar lo que fue el blog autobiográfico. Muy discutido y dolido, era una buena opción para contarle a la gente cosas que no le interesan a nadie más que a su autor. Pero venga, que para eso está el MORBO, para interesarnos en esa pequeña y bella historia de vida que es la literatura íntima, la de las llaves que se perdieron, la de la barba que le crece al carnicero, la del orgasmo en clase de psicología, y un largo etc. que es seductor y bello por humano.

Hace un par de semanas, y gracias al patrocinio de mi buen Ándres, tuve mi primera lectura de poemas en el Bocaisapo. ¿Cómo contarlo? Pues estaba podrido de miedo. Escribí un par de cosas antes de eso, y otro par totalmente intencionado para esa noche. Bebí unas buenas bocks, conversé con un amigo del Ándres que toca la guitarra como debe tocarse: desde el alma de los dedos hasta el culo de las cuerdas. Las lecturas fueron totalmente a capella, sin ese fondo que tienen otros poemas pero q ahora sobró, porque cuando terminé al menos generé lo que quería: una reacción. Lo mas lindo fue cuando algunas de las chicas que asistieron a esa noche de bohemia (en toda su expresión burguesa)se escandalizaron cuando yo recité palabras como culo, pis, caca, teta y semen. ¡Es que eso no tiene precio! jajajaja, que hermoso, no me pasó algo así desde que leí los 20 poemas de amor en segundo básico. Bello bello. Ya me contactaré con Ándres para ver cuándo podemos repetir esto, y así de paso les comunico unas fechas para que se vengan. Ahora, en este domingo de clásico, los dejo con una delicia: el poema "El Tigre" de Neruda, declamado por Miguel Bosé, cortesía de uno de esos home-made videos del Youtube.


Luego de jugar al gran hermano por espacio de dos meses, léase empadronamiento, entraremos en etapa de elecciones. Aunque hasta ahora no entiendo de elecciones de que porque simplemente no hay partidos. O Evo o Evo (oh! Evo oh! Evo) (huevo huevo). Pero eso no es culpa del oficialismo ni del aludido, sino de la llamada derecha (me emputan estos denominativos ambideistros). El fallido intento de la oposición de hacer una mega coalición falló, y a mi leal saber y entender esa es una malísima nota para la libreta de las elecciones. Y es que si no puedes concertar una alianza con tus aliados... pues mejor si no venías a las audiciones. Ello producirá un fenómeno que espero no se generalize, que es el voto no a favor de la actual oposición, sino en contra del oficialismo. Es decir, "Voy a votar por usted pero no porque me convenza o porque le tenga fe, sino porque no hay nadie más y no quiero votar por el señor que ahora está en Palacio", y eso es un error que no se puede permitir una sociedad que se autodenomina demócrata, o al menos con criterio formado. Voto en contra - contravoto. Espero equivocarme. ¿Cómo votaré yo? Pues les respondo como respondió el Ministro de Justicia, o de la Justicia, en el Ensayo de la Lucidez de Saramago. Y con su permiso, me retiro del curúl.

Mañana, el ciclo de la ciudad continúa. Ya no saldré a las calles a buscar un nombre ni escribiré por encargo de una arrechura cien por ciento mía. Moverán las imágenes de la plaza de los héroes, seguirán los divorcios y las ventas de api con buñuelos. Te esperaré a las tres en el juzgado cuarto de familia, y vos llegarás en un auto fúnebre envuelta en pieles chinas, haciendo sonar tus tacones al ritmo de "Fool on the Hill". ¿Qué escucho yo? pues una rola que se llama Mon amour m'a baise de un crooner francés apellidado Biolay y que nunca te gustó. Doña Cocó va a seguir cocinando mientras fuma, y mi mamá va a seguir cocinando mientras trata de no pensar en las tenazas de sus rodillas. Yo seguiré tomando el mismo trufi, caminando la misma calle, fumando los mismos cigarros pero pensando en diferentes cosas. Y quién te dice que seguiré siendo el mismo. Un beso grande a todos!

2009/08/28

A lo largo de la carretera (road tale)



Oh, where have you been, my blue-eyed son?
Oh, where have you been, my darling young one?
Bob Dylan - A Hard Rain's A-Gonna Fall




Era la hora de la arena en la estación de buses. Mientras el viento golpeaba arrítmicamente las paredes de calamina de la estación, el viejo vendedor de boletos se abanicaba el cigarro con el sombrero mientras, a la sombra de un letrero de sopas, pensaba en cómo se hace para que las fotos negativas salgan luego de todos los colores que uno quiera. La carretera estaba gastada, y pese al sol abrazante, los pájaros aterrizaban en la acera y andaban a saltitos buscando migajas entre la basura de desierto, vigilados desde lo alto por dos buitres. ¿Agua? Si se ha visto no me acuerdo. Lo único era el sempiterno botellón de la estación, que nunca se usaba porque al viejo vendedor de boletos no le gusta gastar para reponerla... hasta que está tan verde que se crían pequeños pantanos en la superficie del botellón. La eterna imagen de la Virgen de los Dolores, gastada y amarillenta, temblaba mecida por el viento, tratando de liberarse del clavo que la crucificaba a esta estación olvidada de la mano de nadie. Los buses tardan en llegar. El viento trae noticias de los lugares donde no van los pájaros y la basura fertil de la ciudad se mezcla con la arena, de vez en cuando un cactus desaparece y en su lugar se erige una cruz. "Deben ser los traficantes de la frontera" dice, a nadie en particular, el viejo vendedor de boletos. Al borde de la plataforma, con los pies tamabaleando, un niño de ocho años esperaba el bus que lo lleve a la estación de Francia, o donde sea, mientras un perrito de siete meses (humanos)le muerde la mochila. La arena se acomoda en la ropa de uno y en el pelaje del otro como nieve de navidad. La piel anaranjada parece mimetizar al niño bajo el sol, y el pelo lacio y café del perrito lo vuelve un blanco facil para los buitres. Ambos esperan, aunque no muy seguros qué, algo que los arranque de esta postal de desastre que es el desierto.

La mañana en el colegio fue horrible, pues aparte de odiarla como cualquier niño sano, nuestro pequeño amigo fue expulsado bajo la unica causal de haber llevado a su perro en la mochila dejando todos los útiles en casa. "¡Pascual!" gritó el pequeño cuando la profesora arrancó al perrito de la mochila oculta bajo el pupitre. "¡Te jodiste Rodríguez!" gritó la profesora cuando el pequeño le pisó el tacón rojo para que suelte a Pascual. El Director fue taxativo: Rodríguez y su perro debían quedarse fuera del colegio hasta que terminen las clases, los dos sentados viendo la única calle del pueblo donde no hay almas ni apaches que alegen el día. "Al oeste hay apaches" pensó el Rodríguez mientras miraba un letrero donde una caricatura vende frijoles. Bueno, el caso es que estando afuera del colegio, con Pascual asustado e inquieto, el Rodríguez pensó que no podía hacer nada mejor que tratar de volver a su casa en el pueblo vecino, a cosa de ocho kilómetros de carretera asfálticamente árida y desértica. Entonces, el Rodríguez y Pascual se pararon en el kilómetro 0, uno levantó la mano haciendo dedo y el otro levantó la oreja haciendo oído, hasta que una camioneta se paró y los llevó de vuelta a casa. Cuando el Director taxativo y la profesora de tacones rojos abrieron la puerta encontraron dos manchas sin arena en los asientos de fuera del colegio y ningún alumno con perrito, y sin ponerse de acuerdo, ambos dijeron esa exclamación escatológica que nunca fue mejor usada en esta clase de situaciones: mierda, mierda, mierda!

Cuando se viaja en carretera por el desierto, uno aprende a diferenciar las cosas para encontrar el camino de regreso. Pero el calor, la monotonía y el hambre acaban por aniquilar las pocas ganas de seguir avanzando. La ventana se vuelve una jaula de cristal para los ojos de cualquier persona cuerda, y el recuerdo de lo que era la lluvia es el mejor consuelo en esta crisis de humanidad. "En Francia llueve mucho Pascual, lo ví en la tele" dice el Rodríguez al perrito que duerme a su lado en la camioneta. El conductor no les habla, no les preguntó nada, y sólo se limitó a decirles que vayan a su lado en la cabina porque la carga de atrás era muy importante. Sin embargo, se detuvieron en la estación de buses y el conductor les dijo que acá los deja porque ahora va a viajar fuera de la carretera, y diciendo eso se subió al auto y dobló para perderse en el desierto infinito e invertebrado, más allá de donde los buitres van a morirse y donde los cactus desaparecen para ser reemplazados por cruces. El Rodríguez no tenía plata para el boleto, entonces decidió esperar a que llegue el bus en el que su madre volvería a casa para que, cuando ella lo viera, pudiera subirse con Pascual y volver a casa tranquilos y lejos del colegio, a ese mundo donde mamá cocinaría algo picante con gelatina de postre.

La madre de el Rodríguez no era muy querida en el pueblo. Luego de un escándalo con su esposo, ella quedó bajo la figura de la loca de la casa 21-B. El hombre en cuestión dejó el pueblo, el país y a su familia, vaciando su ira con dos tajos en la cara de su ahora ex esposa que le cruzaba de la frente al mentón y que ayudaron a confirmar su fama de bruja de cuento. Ni el Rodríguez ni su madre tenían amigos en el pueblo, y el Pascual tenía una merecida fama de cagapuertas. La dueña de la tienda los atendía como si estuvieran apestados con dengue, y los pocos policías que circulaban voletaban el cuello para observarlos hasta que se fueran, como si de un momento a otro esta mujer siempre despeinada y enojada o su hijo fueran a sacar una escopeta para matar a la gente. Aún no sé si de verdad lo harían en caso de tener la escopeta, pero creo que lo más acertado es adelantar que no. La madre por que no le importa un carajo la gente del pueblo, y el hijo porque no alberga esa clase de sentimientos en el corazón de mimbre. Y Pascual los sigue a todos lados, moviendo su cola peluda y con la lengua afuera como todo buen perro del desierto. La mamá de el Rodríguez era una mujer bien fregada: tosca con su hijo, ruda al hablar, con un carácter fuerte al que no le ayuda para nada las dos cicatrices de su cara. La relación con su hijo es mas bien distante, cada uno hace lo que tiene que hacer en la casa, si hay malas noticias la madre las grita en voz alta a cuatro paredes, si hay noticias buenas el Rodríguez las dice en voz baja mientras su madre lava los platos. El día de la madre pasa como pasa el calendario, el cumpleaños de cualquiera de ellos se celebra en el fondo inconmovible del refrigerador arruinado, los problemas de dinero se sirven fríos en la mesa y los problemas en el colegio se castigan con reglazos en la mano. Mal que mal, el Rodríguez quiere a su mamá. Mal que mal, la madre del Rodríguez lo quiere cuando no se agovia con la vida. Bien que mal, el Pascual los quiere a ambos.

Las horas pasan, el sol se mueve, el viejo vendedor de boletos se rasca el brazo sudoroso y dos moscas se levantan de su sombrero. La imagen de el Rodríguez y su perro sentados al borde de la plataforma empieza a molestarlo. "Enano de mierda" piensa mientras cambia de posición en la silla, atormentado por un dolor de cabeza provocado por la edad. El Rodríguez se empieza a asustar. La noticia de que lo expulsaron no va a gustar en casa, ¿pero qué más hacer cuando te echan del colegio? No se imagina como es cuando se echa de menos a alguien, pero seguro no va a ser como esto. Esto se siente como un puñetazo en el estomago por parte tu mejor amigo. Pero el mejor amigo del Rodríguez está viendo el horizonte con las orejas levantadas, así que al menos puñetazos no hubieron. Pero el Pascual se para de repente y levanta las orejitas. El Rodríguez lo mira, y desviando un poco la mirada se ve el bus que viene lento y levantando polvo. Se asusta. Primero porque talves su mamá no esté ahí, no sabe qué hora es y el sol no sabe de relojes a los ocho años. Segundo porque si su mamá está ahí, lo más seguro es que lo reviente por no estar en el colegio. Sea como sea, el Rodríguez solo piensa en volver a casa, a su cama con colcha deshilachada, a su plato de comida recalentada, a sus periódicos con historietas releídas mil veces, a un plato de agua para Pascual. Pero el dios de los niños es inclemente, los obliga a madurar a palos: el bus se detiene, se bajan cuatro hombre barbones y sucios, una señora con paraguas y cara de despistada, y cerrando la comitiva está la madre de el Rodríguez, despeinada y furibunda. Mira a su hijo con su perro y le dice con voz seca "Subí". El niño aterrorizado hace caso, con el perro en brazos y la mochila a media asta. Su madre los sigue por el pasillo, y cuando llegan a un asiento vacío, ella se detien esperando que su hijo se siente primero. Lo hace, y luego ella se sienta a su lado y pasa un brazo por encima de ese chico asustado, mientras que con la otra mano le limpia la arena del cabello, largo y sin cortar, al mismo tiempo que lo acaricia. El Rodríguez abre los ojos por la sorpresa. Trata de recordar cuando fue la última vez que su madre lo abrazó, pero se caga: prefiere no pensar en nada y echarse en su regazo. El Pascual los mira y, como siempre, no se da cuenta de nada.

2009/08/16

Rosa Papillion

Declino estar un mes con agujetas

por dármelas contigo de judoka,

mi sarampión no admite más recetas

que el flan de chocolate de tu boca
Joaquín Sabina - Tu injusticia por mi mano


Una mañana desperté y me di cuenta de que tenía tanta ciudad y tan poco por hacer. En la pared, dibujadas a fuerza de carbón, las figuras de dos dríades bailaban y me hacían recordar momentos mejores de mi vida, cuando yo también era parte de un bosque encantado.
En esas mañanas, la ciudad se sumerge en un agua de lluvia de retrasos al cine que remuerde las entrañas como sólo el estofado de garbanzos de la tía Prudencia sabía hacerlo. Entonces, salir de la casa es analgésico, pero ese día iba a ser diferente: al pasar por la plaza Dalida, vi a la chica mas triste en un abrigo militar que puedan imaginarse arrodillada junto a unas flores raras. Era en extremo menuda y delicada, como si sus dedos no hubieran sido hechos para usar una máquina para escribir, o como si tuviera que usar ese enorme abrigo de verde camuflado para que el aire no la congele o se la lleve. Encantado, decido detenerme discretamente para verla, para tratar de grabar cada momento de su ritual de escarbar en la tierra de flores, apartando cada una como si fuera un talego de huesos frágiles. Con el tiempo, ella decide levantarse y llevarse con ella toda esa aura de tierna labor manual, y empieza a caminar por los senderos de hojas rojas; herido de muerte, decido seguirla ejerciendo mis buenos oficios de stalker discreto. Camino tan enfocado en ella que ni siquiera noto que dejó de llover, que dejé el paraguas tirado a los pies de una estatua protomartir que no representa la revolución de nadie, y que ella se sumerge en las calles de la suburbia autunezca. Podría fingir que no la sigo, empezar a mirar los edificios y las casas aburridas, tratar de desentrañar la oscuridad de ventanas cerradas que velan nuestra marcha o simplemente mirar sobre su hombro cuando se de la vuelta y pregunte "¿Qué carajo?". Antes de que me decida, mi diablo guardián se acuerda de mí y hace que ella deje caer su bolsón, desparramando la calle con papeles, bolígrafos, maquillaje, pastillas varias, flores marchitas, bolsas de plástico, dulces y basura común de bolsillo. Bueno, ya lo dijo Borges: "Todo encuentro casual es una cita"


Quería empezar así, en prosa, para evitarme la típica "perdón por no postear en dos años", etc., entonces se vino eso. Se lee bien, no? jajaja, bueno, entremos en materia. Esto es algo que hay que contar y que vengo queriendo postear desde hace varios meses:

Bastantes posts hacia atrás, les dejé uno llamado "Cuatro canciones con la palabra love", y una de ellas era Lovesick, del buen Dylan. No repetiré lo que ya tengo dicho sobre esta rola, que es del carajo, pero si hay que señalar un par de cosillas más, como que el mismo Dylan dijo que está canción es la continuación de Visions of Johanna (eso dedicado para el buen Kike). Es una caminata por plazas vacías, pateando latas y esperando el tren, viendo a los amantes tras las cortinas hechas con vestidos que ella ya no se pone. Esta canción es muchas cosas a la vez. Muchas bandas versionaron el tema, siendo la tocada de los White Stripes las más alabada, y Victoria's Secret la usó para uno de sus comerciales (en el que sale el propio Dylan), pero hay una versión hecha por el mismo Bob que es bastante interesante jejeje...

Sucede que esta canción tiene una presentación en vivo en los Grammy de 1998 que fue bastante peculiar. Pero vamos por partes: en el stage detrás de Dylan y pandilla, estaba un grupo de artistas, músicos y demás personalidades de la farandula yankee, siendo la idea darle una buena vibra a la presentación. Bob empezó con la canción, con una voz más marchita que de costumbre que le dió otro feeling a la rola. Pero en la parte del solo, que dígase de paso es otra joyita de esta presentación en vivo, una de las personas que estaba atrás de la banda salta al frente del escenario, se quita la polera y muestra un mensaje en su pecho que dice SOY BOMB, empezando lo que podríamos calificar como un baile-ritual-shaman-capoeeiranesco, hasta que lo sacaron un poco a las malas. Debe notarse que la presentación era en vivo: la gente se quería morir, la banda lo tomó con buen humor y a Dylan no se le movió ni un bigote (sirva esto como una buena nota de profesionalismo por parte de Bob). El sujeto en cuestión era Michael Portnoy, multifacético artista norteamericano del que no se sabe aún si esta era otra instalación artística o simples ganas de joder. Lo cierto es que para un posterior DVD de Bob que incluía Lovesick en vivo, editaron toda la parte de Portnoy, llegando a hacer un trabajo tan bueno que si no se conoce la historia de SOY BOMB uno llega a pensar que eso nunca pasó... y cortesía del Youtube, aquí tenemos las versión Soy Bomb de la canción! (la versión editada ya no la suben por mierdas del Copyright):

La versión sin editar:


El comercial de Victoria's Secret!:


Y el cover de los Stripes:


Repercusiones de por medio, la presentación vivirá por siempre en el subconsciente youtubero del mundo. ¿Que si era una mierda de tocada? Ni de lejos (talvez la calidad del video si), porque Dylan le dió una nota distinta a la canción con el solo más rockero de esta presentación y con un aire más rockabilly por parte de la banda. Ahora, sobre si Dylan se emputó con esto o algo... mmm... pues si lo hizo ni se notó, aunque pienso que esa actitud es la clase de cosas que le gustan.

2009/07/09

Levanten los brazos y tiren sus testamentos

09/07/2009


Sería una torpe Iglesia del silencio la que callase por miedo a perder el último resto de sus antiguos privilegios, si callase por cobardía y falsa prudencia. Por fidelidad a Cristo, la Iglesia no puede callar. Una religión que no tenga la valentía de hablar a favor del hombre, tampoco tiene derecho a hablar a favor de Dios
- Luis Espinal



Hoy, luego de dieciseis años, Luis Arce Gómez llegó a Bolivia. El que fuera Ministerio del Interior de la dictadura de García Meza llega para cumplir con la pena de 30 años sin derecho a indulto a la que lo condenaran el Congreso y la Corte Suprema antes de que Paz Zamora lo entregara a la policia antinarcóticos de Estados Unidos (me imagino al tío Sam aprobando con terrible gesto tal acto y levantando el pulgar en ese horrible "OK" agringado que nos enseñan en la tele: Good -blow- job honey")

Hoy llegó y el aeropuerto de El Alto estaba lleno de policias que recibieron a ese señor en silla de ruedas y gorrita de lana. En la tele mostraban su celda (RC-01, aislamiento) y cómo llenaban su filiación a Chonchocoro. Las madres, las esposas y las hermanas de los desaparecidos salieron a las calles con la frente un poco menos marchita. El Presidente Evo Morales salta y habla sobre la reivindicación y demás "estes". El Alcalde Juan Del Granado dice que Arce aún debe aclarar muchos hechos de la dictadura (al final, Del Granado fue el principal abogado que impulsó el proceso contra la dictadura). Un juez le leerá su sentencia el próximo lunes 13.

Cuando le dije a mi hermanos que Arce Gómez era conocido como el Ministro de la Cocaina, el me dijo que el cabrón seguramente debe estar nadando en plata (narcoplata dígase de paso). Y bien, pues puede tener razón, pero ahora va a estar nadando en plata en Chonchocoro (carcel de máxima seguridad de Bolivia), que si bien no es un gran consuelo, al menos nos permitirá responder a las preguntas que nuestra dulce memoria aún conserva: Dónde está enterrado Marcelo Quiroga Santa Cruz? Dónde está enterrado Carlos Flores? Qué pasó durante el rapto de Luis Espinal? Y en la masacre de la calle Harrington? Dónde están los desaparecidos? y los asesinados?




2009/06/17

PASEO DESOLACIÓN

He said that's alright babe,
I love you too.
But we were Tangled Up In Blue.

- Bob Dylan




DESOLATION ROW
words and music by Bob Dylan


They're selling postcards of the hanging.
They're painting the passports brown.
The beauty parlour's filled with sailors.
The circus is in town.
Here comes the blind commissoner.
They've got him in a trance.
One hand's tied to the tightrope walker.
The other is in his pants.
And the riot squad they're restless
They need some where to go.
As lady and I look out tonight
On Desolation Row.


Cinderella she seem so easy.
It takes on to know one she smiles.
Then puts her hand in her back pocket,
Betty davis style.
Then in comes Romeo he's moaning.
You Belong to me I believe.
And someone says your in the wrong place my friend
You better leave.
And the only sound that's left
After the ambulances go.
Is Cinderella sweeping up
On Desolation Row.

Now the moon is almost hidden
The stars are beginning to hide
The fortune telling lady
Has already taken all her things inside.
All except for Cane and Able
And the Hunch Back of Notre Dame
Everyone is making love
Or else expecting rain
And the good samaritan he's dressing
He's gettin ready for the show.
He's going to the carinval
Tonight on Desolation Row.

Now Ophelia she's 'neath the window.
For her I feel so afraid.
On her twenty-second birthday
She already is an old maid.
To her death is quite romantic.
She wears an iron vest.
Her profession's her religion,
Her sin is her lifelessness.
And though her eyes are fixed upon
Noah's great rainbow
She spends her time peeking
Into Desolation Row.

Einstien disguised as Robin Hood
With his memories in a trunk
Passed this way an hour ago
With his friend a jealous monk.
He looked so frightful
As he bummed a cigarette
Then went off sniffing drain pipes
And reciting the alphabet.
No you would not think to look at him
That he was famous long ago
For playing electric violin
On Desolation Row.

Doctor filth he keeps his word
Inside a leather cup
But all his sexless patients
Are trying to blow it up.
Now his nurse a local looser
She's in charge of the cyanaide hole
And she also keeps the cards that read
Have mercy on his soul.
They all play on penny whistles
You can hear them blow
If you lean your head out far enough
From Desolation Row

Across the street they've nailed the curtains
They're gettin ready for the feast
The phantom of the opera
A perfect image of a priest
They're spoon feedin Casonova
To get him to feel more assured
Then they'll killed him with self confidence
After poisoning him with words
And the phantom shouting to skinning girls
Get outta her don't you know
Casanova is just being punished
For going to Desolation Row.

Now at midnight all the agents
And the superhuman crews
Round up everyone
That knows more than they do.
Then they bring them to the factory
Where the heart attack machines
Is strapped across their shoulders
And then the kerosene
Is brought down from the castles
By insurance men that go
Check to see that nobody is escaping
To Desolation Row

Praise be to Nero's Neptune
The Titanic sails at dawn
And everybody shouting
Which side are you on
And Ezra Pound and T.S. Eliot
Fighting in the captains tower
While calypso signers laugh at them
And fishermen hold flowers
Between the windows of the sea
Where lovely mermaids flow
And nobody has to think too much
About Desolation Row

Yes I received your letter yesterday
About the time the door knob broke.
When you asked me how I was
Was that some kind of joke.
All those people that you mention
Yes I know them they're quite lame.
I had to rearrange their faces
And give them all another name.
Right now I can't read too good
Don't send me no more letters no.
Not unless you mail them from
Desolation Row.




Un grande en verdad. Con una canción que te lleva a su propio lugar en el mundo. Qué mas hay que decir sobre Dylan? pues todo, eso es lo bueno. Un beso grande a todos.

2009/05/27

Del carajo

They keep calling me...
-Ian Curtis


Dos palabras definen el cuadro: del carajo. Zapatos tirados, algunos rotos, basura de otros tiempos en que el posible dueño era feliz y girones de ropa por todos lados. Y el pastel del cherry que es la sensación de que nada de esta tormenta me pertenece: el temblor de saberme vulnerable, el valor de saberme descartable, balas en la mesa y crucifijos en las camas. Cómo llegamos, es una cuestión dificil. Las salidas nunca necesitan explicación: lo planeado es muy rígido, lo improvisado sale del carajo. Más vale llegar a tiempo que ser invitado: el amigo de alguien que conocía al Yarli de cuando eran precos nos dejó pasar, y desde luego armamos un despute único. La dueña de casa, mujer amable de avanzada edad y que vive en el primer piso, me ha pedido muy amablemente que me lleve a todos los chicos de vuelta al cementerio. Es imposible, ni siquiera sé qué brazo es de quién o a qué cabeza le quitamos sonrisa para ponerle mueca, a qué cuerpo le aumentamos caderas para hacer salsa. Pero entre todos haremos lo posible por recomponer esta fiesta de máscaras. La hija del cura, aparecida y autoproclamada desde los tiempos en que nos enseñaba a besar, pone su confianza en el primer rayo de sol para que al despertar nadie la llore. Yo le pongo su mano en el pecho para darle solemnidad a su juego de sombras, para que sus libros falsos y sus soleras falsas no la extrañen. Para que su rostro de nombre María no anhele huevadas, y salga mañana a pasear al parque o a comer helado de canela (únicas dos pruebas de que el hombre existe), en lugar de querer robarme mi lado del cofre.

Ahora, ahora lamento esos enseñoreados funerales. Con el perdón de todos, pero siempre fui un tipo muy sobrio para estas cosas: lo mejor es algo sencillo, dos palabrillas (las indispensables) y luego mandarinas y pasank'alla y a la casa. Los conjuntos escénicos alrededor de la fogata de te quieros nunca me llamaron la atención, al menos no demasiado. Llegamos todos de aparecidos al velorio, por joder, por entrar y ver qué ondas. Era una puerta de garaje (o garage en vieja usanza) donde todos estaban de traje negro. Linda casa, lindo jardín, como a todos nos enterraron con terno negro, nadie se dió cuenta de que esta incursión no es premeditada. No sé quien murió, pero ahora todos se encargan de retratar lo bello que era: que si era querido, considerado, buen cuate, y un largo etcetera. No sé si será verdad, ni siquiera sé si será cuata en vez de cuate, pero con terror veo que esto me confirma lo que me dijo el Definidor de Carácteres cuando eramos changos de cole: Todo el mundo te quiere cuando te mueres. Ahora, Definidor de Carácteres está desentrañando el misterio de la vida detrás de control de Nintendo (le emputa el play) y yo trato de ver más allá del humo de pucho y del peinado de luto de una señora. Supongo que a mí me pasó algo parecido en su momento. Quimera me mira y se rie. "Vámonos por favor!" me dice aún riendo. Y bueno... ésta chiquilla siempre tuvo razón, nuestro lugar no es este. Salimos todos de la mano, cantando esa de Calaversa y Diablitos (que por cierto, no nos dejaron ir al concierto de los Cadillacs porque ese día todos los policias se fueron del cementerio, y quién mejor para cuidarlo que sus legítimos habitantes, verdad?)

En mitad de la noche, cuando todas las camas están calientes de cuerpo cansado y bien comido, como loco con guitarra rompo el silencio de vidrio de tu cuadra, y te llevo dos boleros bien cantados y bien antiguos. Bien "de mi niñez" me atrevería a decir. Los recuerdo de esas mañanas de domingo en que mi papá reparaba relojes en la mesa al lado de la ventana, mientras yo hacía casitas y edificios con cajas de cartón. Había un caballo de cartón que vino junto al refrigerador nuevo que en realidad era viejo. Lo pinté con los crayones rojo, azul y negro, y lo sacaba para jugar los fines de semana con las otras cajas de cartón. El caballo era especial: no podía sacarlo a media semana porque se arruinaba, el sudor de mis manitos le estropeaba la sonrisa. Y detrás de ese panorama dominguero, la radio recitaba los boleros que ahora te canto. Rondando tu ventana, Pobre novia, Pesares, Te esperaré, muy buenos, al papá le gustaban harto, a mí me aburrían y por lo mismo los memorizaban. Nunca pensé que me servirían hoy. Espero que mañana no quieras borrar estas huellas con una procesión, sino mas bien que recojas este sudario de cariño. De cariñitos como te gustaba decir; del carajo como me gustaba decir. Un beso grande.








Disfruté mucho escribiendo esto. Es muy tarde, tengo q trabajar en un par de horas, pero el disparador creativo apuntó a esas mañanas de fin de semana en que con dos pesos era feliz (suficiente para comprar un chocolate y un comic) y en que me gustaba dibujar niños-calaca que salían de sus tumbas para jugar futbol en los recreos del cole. Y aprovecho de reivindicar la pequeña felicidad de vivir en un pais libre, de poder leer lo que quieras o de poder cantar lo que quieras, hoy en que la felicidad del mundo parece depender de un partido de futbol. Es lindo encontrarte detrás de cada hoja del cuaderno del trabajo, en los pliegues del saco, en el cuello de la camisa, en las teclas del teclado viejo que me tocó. Espero despertarme con el mismo humor. Un beso grande a todos y de nuevo gracias por leer este cuento de niños-calaca.

2009/05/17

El dolor se dice callando (murió Benedetti)

Hoy, 17 de mayo de 2009, falleció Mario Benedetti. No diré más.

Corazón coraza

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.


2009/05/15

Antes de las diez y media

Vertigo, que el mundo pare
qué corto se me hace el viaje
- ismael serrano



Al menos por hoy y con las disculpas de la audiencia, debo decir que discrepo con Neruda y Serrano: hay veces en que no me canso de ser hombre. No me canso de correr por calles y avenidas con una maleta llena de papeles con letras esperando a sacarles verdades, de guardar envolturas de chocolates y avena en los lugares que antes amaba el tabaco, de usar los mismos lentes torcidos que están en el borde de la mesa esperando gritarle a una flaca que está preciosa y de escribir en un cuaderno de cartón más cargado de emociones que un soldadito de plomo. Me levanto temprano, ya no moribundo, y salgo a un mundo que nunca me dio la bienvenida cantando una canción sobre cometas. De noche salto de un libro a otro esperando descubrir una polvora que nunca fue mía y le canto a un vértigo ajeno con la guitarra de mi hermano. Y ningún día es igual. Pero vamos por partes:

(Para que tú me leas)
No volví a publicar (ni en blog ni en ningún lado) por espacio de 1 mes debido a la tan inminente defensa de tesis que se me viene encima y que ahora copa mis momentos, pero sigo escribiendo en el cuaderno de cartón y en el cuaderno azul de la guerrillera. Tengo libros pendientes por todos lados, pero ya me daré un tiempo para terminarlos todos... y luego ir a comprar más! muajajajajaja, las ventajas de vivir en un país donde comprar un libro es más facil que comprar galletas (y publicar es aún más facil). Me reencuentro con mis promesas y con la voluntad de "letra o muerte", releeo mis cuadernos viejos, mis borradores, mis libros robados, y relleno un crucigrama que huele a mañana de sábado. Ese cuadernito azul de Neruda, el que el buen Moyo leyera hasta la muerte, me recuerda a mi niñez: solito en la biblio o en la góndola aprendiendo a decirle a una amiga que no se muera, que le puedo escribir los versos más tristes esta noche. Ahora está en mis manos: voy a dar la cara por algo que me costó noches y noches de nicotina y nervios a punto, noches sin dormir y días sin comer, kilos de hojas y litros de tinta. Me refiero a la vieja tesis de licenciatura. Para mí es un gustito aparte, saben? Siempre pensé que este día iba a llegar, y ahora los planetas se alínean y... sucede, estoy en un lugar soñado. Mi mayor temor sin embargo, es que cuando llegue el momento me encuentre esperando en la estación del tren, es decir, que no lo sienta como algo propio sino como algo ajeno, que no me alegre como debería sino como si la ciudad siguiera girando sin nosotros y esuvieramos esperando a que pase el micro que nos lleva a Bellavista. Pero prometo hacer un esfuerzo y saltar y gritar "carajo! si!!!". Se los prometo.

(Avena + Centeno)
Ahora, regreso a los lugares de donde quise huir, y desobedezco al maestro Sabina de nuevo: vuelvo a los lugares en donde fui feliz. He vuelto a pisar las calles que mis pasos amaron, allí donde Alicia empezó a pensar en un lugar diferente a las ventanas de su casa, allí donde fui yo quien dejó las ventanas abiertas y la radio encendida. Retomé las sendas de una Meseta perdida entre ruedas y polvo, de un Obrajes que retumba en las tardes por el rumor de besos en las aceras, de una avenida Arce donde tu nombre me sabe a silencios de cafetería y donde invocarte es pecado, de una Kantutani que a pie se descubre como el laberinto de plantas que perdió la carretera, de un Calacoto donde sigue caminando mi fantasma adolescente, de El Alto donde uno puede vivir como un canalla o morir como un dios, de miles de villas con nombres que no las reconocen y que ocultan entre sus mil gradas la tierra de toda la ciudad. Y a eso hay que sumarle parques y plazas y esquinas donde nos sentamos a arreglar este puto mundo a gritos. De esos pasos sólo se acuerdan las farolas de cuando eramos changos, donde te besé y donde me dijiste que si, que cuánto tiempo me estabas esperando. Aunque, como diría Serrano, elegimos el camino y también el fin del trayecto.

(Soothe)
Hace un par de días me vi a través de un espejo circular, y me ví con mis manías y mis ataduras y mis llamadas nocturnas a teléfonos de carretera que nadie contesta. Me vi sincero para que no se note que pienso más en el sentido oculto de las palabras que en su sentido verdadero; me vi seguro y dominante para que no se note que tengo miedo del futuro, me vi humilde para que no se note la vena de orgullo que me corta la frente, me vi seduciéndote para que no se note que tu sonrisa me parte en dos el corazón, me vi comprensivo y atento para que no se note que nada de lo tuyo me importa, me vi frio y calculador para que no se note que no quiero que te vayas, que quiero te quedes y retomemos ese camino que emprendimos. Y ese ejercicio de salud sadomaso me enseñó que aún me faltaba mucho por caminar, que lo no dicho se antepone a mis justificativos, que no importa esta sinfonia de soledades porque hay cosas que se dicen mejor callado. Cerré el espejo circular y fui a la plaza a dar una vueltas en bici, feliz como un viejo enamorado.

(En tí todo amanece)
La miro a ella y te miro a ti, jugando con los pies debajo de la mesa a que se caiga el celular que nunca compré por falta de iniciativa. Te miro una vez más y espero no tener la memoria de los peces que Serrano vaticinaba: espero que a cada segundo que pase te recuerde más que antes, te busque y te encuentre detrás de mi teclado y de mis libros, sonriendo entre las columnas de documentos urgentes y documentos que desde ayer son urgentes. Amiga mía, si tu cuerpo fuera lo que es y no sólo mis ganas de desnudez, te podría llevar a pasear, y en cada banco del parque encontrar otra oportunidad para amarte, para ir subiendo por tu cuello de porcelana y morirme en tus labios. Podría comprar la cena y decirte que la cociné yo, o pedirte perdón por mi maldita manía de despertarte, porque tengo miedo a salir o porque estoy tarde para el trabajo. Oh! y ahora sí: comprarte flores cuando salga del trabajo, quedarnos afuera porque olvidé las llaves o mirar el noticiero juntos y aburridos, todo para estar cuerdo.

Trataré de escribirles devuelta lo más pronto posible, con novedades buenas o malas. Un beso grande a todos!





Nota del Autor: Cualquier similitud a otras obras, canciones, versos, dibujos, pensamientos o personas es OBVIA (eso lo aprendí de mi buenos amigos, los Icenail! XD)

2009/04/05

CÓMO ESCRIBIR UN LIBRO

Para la Sel




Cuando uno escribe, el lector es uno
- Jorge Luís Borges





Hay miles de formas de escribir un libro. Se puede tomar dos hojas de un árbol viejo y poner entre ellas tres lágrimas de melancolía pura. Si se las deja en la noche fuera de la ventana, al día siguiente aparecen cuerpos de hadas borrachas que se bebieron las lágrimas, y a cambio recitan los poemas para que te ame quien te tenga que amar; nadie menos.

También se puede fumar un cigarrillo hasta la mitad, llevarlo a la pampa andina a las cinco de la tarde, cuando el sol se pone, y humedecerlo con la lengua. Si el cigarro se enciende de nuevo, al volver a tu casa vas a encontrar una telaraña en la puerta. Si lees cada uno de los hilos que la forman, leerás los poemas para aquella mariposa nocturna que morirá cuando te mueras. Si el cigarro no se enciende, al volver a tu casa verás a una mujer pelirroja salir desnuda del clavel que está en tu mesa, y ella morirá frente a tus ojos. Entonces solo podrás escribir sobre amores envidiosos y nunca más te reirás de ti mismo.

Otro método consiste en escribir en la pared la primera risa que escuchaste el jueves. Pones un espejo frente a esa pared, y leerás la historia de una revolución nunca contada. Puedes hacerlo todos los días y nunca te saldrá una revolución diferente. Si en ves de una risa anotas la cuarta pregunta que te hicieron en un jueves, es espejo reflejará la historia de una niña morena y ágil que vivía en el campo, y que gusta de escribirles cartas a los hombres que caen de una altura mayor a los 10.38 metros. Por alguna razón, la historia de la niña morena y ágil es siempre la misma y nunca cambia.

Yo no lo probé, pero mi buen amigo Sebastián Lleras Paz me contó que si se llena un vaso con lágrimas de adolescente y se usa ese vaso para ver a través de él en los pupitres de chicos de quince años, se puede leer en esos pupitres los poemas sexuales que pensaron todos los que se sentaron ahí. No lo probé por la dificultad que implica conseguir todos los materiales, aunque no dudo de que funcione.

Me contaron que una copia de El libro de Arena se encuentra en la librería "Don Nicanor", ubicada en la calle Murillo Nº 382. El que encuentre ese libro será capaz de vaciar en libros todo el contenido que éste posea, dado que El Libro de Arena es infinito. No soy supersticioso, pero no lo fui a buscar porque Borges "trató de leerlo" y se quedó ciego. Para el que quiera intentarlo, el bendito libro está en un cajón de 58 por 32 repleto de copias no vendidas de La Casa Solariega de Armando Chirveches. Pero podemos vivir tranquilos, pues el mencionado cajón está lejos del fuego, debajo de una mesa en el deposito de la mencionada librería.

Menos complicado es juntar una flor con un cirio para que una voz, creo que era la de un hombre joven, nos susurre al oído las instrucciones para llevarse a la cama a la prima menor de un amigo que sea el hijo mayor y sólo tena un hermano menor. Me consta que funciona. Hasta me ayudó a escribir bastantes buenos poemas.

En el mirador de Sopocachi, más concretamente debajo de los asientos, también hay ocultos muchísimos poemas, versos, sonetos, sextetos y palabras sueltas. Pero cuando ves la fuente de neptuno, se te olvidan todos (presumo que por eso está al centro). Lo curioso es que si los anotas en un cuaderno con tapas de color verde hoja, al anochecer tu cuaderno se convierte en un trozo de corteza de árbol con la inscripción FFT marzo/42. Pese a ello, mi querida amiga Mariel Zegada Serrano me comentó un método para sacar los versos del mirador. Para ello debes ir con un vagabundo que duerma en el cuarto árbol contando desde la izquierda del ingreso al mirador, y entregarle media galleta, cuatro panes, dos puchos y una regla de medir de treinta centímetros. De esa manera, él te acompañará a todos los asientos en los que quieras leer versos; al salir del mirador el te devuelve la media galleta, y al comértela recuerdas todos los poemas que leíste. Pero si vas al baño, se te olvidan todos. Lo intenté, y únicamente llegué a anotar estos versos:

"Miro verde el entierro
que hundiéndose en el té
me llena de narcisos"
(El autor de esto es alguien llamado Jisael Ochoa)

Mariel ya empezó a recopilar un libro con todos los versos que pueda sacar. Espero que reconozca a los autores de cada uno y no se haga pasar como artífice única de poemas que no escribió.

Finalmente, hay cuatro poemas completos y uno inconcluso, que versan sobre el arte de afeitarse, en el libro de Ciencias Sociales de Sexto de Primaria de Julián Moscoso. Los pongo aquí porque sólo el poema inconcluso ya da para escribir libros de libros de temática diversa, así que imagínense ustedes cómo es la lectura de los otros cuatro. Actualmente, Julián Moscoso vive en la ciudad de La Paz, cursa el Primero de Secundaria de la Unidad Educativa Ramón Vinyes, y cobra por leer su libro.



______________________________________________________________

Raro y peculiar, el original de esto está en Cuaderno Negro 2, mismo que se creía perdido en la bruma de cajas y cajas de cartón. Lo escribí hace ya siete años, y aún me gusta. Es una respuesta al artículo Lo que queda es lo escrito de mi querida Sel, a quien dedicamos estas letricas. Beso grande desde acá para la Madama. Y en cierta forma también me lo dediqué a mí en su momento, cuando lo escribí, y retomo el compromiso de letra o muerte que hice en mi tierna niñez (ni tan tierna! la vida era una mierda. Reducido al tamaño de un dedal por el hechizo de una bruja pantagruelica, tuve que vivir oculto mucho tiempo, sobreviviendo como podía. Había relativa abundancia de comida y todo, pero los ataques de las ratas eran simplemente horribles!) Pero esa es otra historia. Beso a todos!

2009/03/25

Credo

Creo que vendrán días mejores

Creo que despertaremos y ya no tendremos
que viajar en trenes y autos
y ponernos cadenas en las manos
para hacer crecer flores
porque haremos, de buena gana, una buena tierra
para que crezcan solas

Creo que entrarás al bar y me dirás
que la soledad de los días no es la misma,
que me permitirás visitarte y llevarte a pasear
y comprarte helados en la ladera

Creo que hice algo bien
creo que hay otro mundo posible
creo que la circunstancia del tiempo
ya no será milagro
y podremos jugar con él
como yo juego con mis letras

Creo que habrán noches de luz y música,
en que todos bailaremos
las haremos grandes no por estar en la calle
sino por estar con nosotros
Creo que aprenderemos a besar y amar
sin necesidad de pretextos o instintos

Creo que veremos a Dios en la tierra
que lo haremos bajar de su trono de oros y nubes
y aprenderemos a hablarle
sin dogmas ni mandamientos

Creo que te cantaré
y ya no será a escondidas
y te acariciaré y te besaré
con un cariño no mal visto
Creo que viviremos y dormiremos
y aprenderemos a domesticarnos

Porque todo esto es nuestro
y en nosotros está el germen
y la semilla
para ser humanos

2009/03/16

Dulce, dulce estrella (caramelos de colores)

Saludos a todos, y besos grandes de macarrón. Quiero aprovechar este post para hacer algo más personal y saludar y darles la mano a ustedes queridos lectores de este su blog variable, pretencioso y falso. Y para recordar viejas épocas bloggeriles y viejos clichés también bloggeriles, les ofrezco algo que no le interesa a nadie, pero que se complementa con algunos de mis otros posts: un resúmen de las últimas semanas de mi vida! (creo q sería mejor escribir "de las pasadas semanas de mi vida", pero el tiempo es tan... tan... es bien "nosecomo" XD). Espero relatarlos de manera tal en que se confundan la realidad del relato, la ficción de la palabra y la falsedad de mi lengua. Y aquí vamos:

  • Recuerdan la Manhana de Carnaval a la que tenía que ir a hacer no se que huevadas? Pues no fui, al final terminé en los campamentos de los daminificados por los derrumbes en Retamani (no les conté que hubieron uno derrumbes heavies en Retamani?, pues hubieron). Lo bueno de todo, es que no hubo muertes, sólo perdidas materiales. Pero es facil decir que eso es lo bueno cuando todavía tienes tu casa, tu baño, tu cama, un foco... Y los niños! Para los chicos nunca hubo desgracia: eran otras vacaciones! Días de jugar entre ellos, comer rico y dormir tarde. Formaron una gran vecindad y jugaron futbol, carreras, voley y pelotaquemada. Son muchas cosas.
  • Bueno pues... me volví a enfermar. Nada grave (parece), pero aproveché el malestar para hacer algo que va contra todos mis dogmas: dejar de fumar. Sé que no suena a mucho, pero yo fumaba hasta en la ducha, y no lo dejé ni cuando tuve laringitis. A la fecha, ya van cuatro días de abstinencia. No veo los "tan mencionados cambios" que todos dicen que hay, pero al menos uno se siente algo más vivo. Como si en ves de dar pasos hacia la tumba, dieras pequeños brincos mientras miras las farolas de la calle. Tengo ansiedad, se me dificulta leer, escribir, pensar... es jodido. Eso sí, estoy empezando a comer el triple que antes, y el antes era el triple de una ración normal. Entonces... pronto tendrán a un Coyote sexy y barrigón XD.
  • Escribí una nueva canción, sobre la franqueza de no buscar las cosas ideales y anhelar algo real, algo palpable que por eso te encanta. Durante una temporada estuve saliendo con una chica que, de todo lo que me contaba, el 70% eran accidentes causados por su torpeza. Y eso la hacía preciosa. Bueno, sigue siendo preciosa. Me encantaba que fuera alguien tan real, tan humano, que con ella no buscaba cenas en Montecarlo ni noches en Alaska (escuchando Alaska), sino la sencillez de una hoja seca en las manos (y un vino en el mirador!). Desde aquí un beso grande a esa malvina.
  • Nueve y algo de la noche. El minibus (transporte relativamente masivo, relativamente rapido, temerario como pocos, cumbiero como todos) recorre las calles de alquitran con su acompasado ritmo de 2.. 3... 2... 3... El voceador (muchacho encargado de gritar a los peatones la ruta del minibus) lanza a la noche su pregón de distancias: calacoto!... san miguel!... achumani!... y la gente adentro cabecea contra el vidrio soñando mundos mejores con auto. Cansado, y ante la perspectiva de otra "lost highway", mete la cabeza y cierra la ventana. El chofer del mini le dice "¿Cuántos asientos más hay?", a lo que el chico con gorra de NY responde gritando "Uno nomás!". Y el chofer le replica "Es para vos!". Sonriente el niño se sienta, sube los pies a ese espacio que tienen los minibuses detrás del asiento del copiloto, baja la gorra a la altura de sus ojos... y se duerme. Hay noches en que dejas de ser pasajero para ser cronista, y creo que esa noche era una de esas.
  • Ahora, el ritual de despertar y caminar a la ventana y gritarle "Hijo de puta" al perro del vecino, se ha transformado en un ritual de estirar las piernas y asearme con cuidao. De afeitarme tranquilo y peinarme... con un peine! De hacer el café añadiéndole leche y de caminar con calma al trabajo. Y es que, aunque no te vea entre mis libros ni mis expedientes, ni tu me encuentres entre las paredes de yeso y los libros de la selva, debo confesar que uno se acicala cuando tiene alguien que lo desvista, se perfuma cuando tiene alguien que le diga "Ese perfume te lo regalé yo, verdad?", y anda erguido por las calles cuando tiene a alguien que le espera al final de la cuadra con mirada aburrida, sonrisa timida y cara de llegascincominutostardecarajo. Grrrrr... hasta el narcisismo puede ser románticón.
  • Pelis que ví ultimamente: Bladerunner (heavy), Twilight (sissy), El Argentino (tooooda otra historia aparte), pero la que más me gustó no fue una peli, sino un dibujo animado de Cuba que se basa en un revolucionario de pañoleta roja y machete. No recuerdo el nombre de la serie, pero era relativamente antigüita y la música la hizo Silvio Rodríguez. ¿Pueden ayudarme a identificarla? Y sobre el mismo tema, ¿escucharon esa canción de Dylan que se llama Silvio?
  • Finalmente tengo la discografía completa de Ismael Serrano. No pregunten cómo la obtuve y no preguntaré cómo obtuvieron la discografía favorita de (inserte el nombre de su banda favorita aquí). Pero mejor hagamos algo divertido: cuéntenme como obtuvieron ese disco increible que llena sus cabezas, y la mejor historia se lleva de regalo el disco navideño de Tool!
  • Y el presi sigue tocando el violín mientras arde la plaza Murillo...
Y ahora... vamos a responder algunas preguntas de los lectores: Es cierto, me gusta el helado de chocolate con limón y odio el de coco/Los títulos de los post no necesariamente tienen que ver con el contenido de los mismos/Era (otrora felices tiempos) un fumador en cadena, es decir, encendía un pucho con el anterior/Cecelia no está mal escrito, en serio hay una chica que se llama Cecelia!/Celeste es... toda otra historia, que me encanta/Viví una temporada en Atacama antes de venir a Bolivia/No escribo por despecho ni por rencor, sólo por una necesidad latente de escribir/Sip, soy un poquitín mentiroso a la hora responder preguntas...

Les agradezco por tomar el té, leche, café, cocoa, agua de cangrejo o cualquier otra bebida que se hayan servido conmigo. Les recuerdo siempre y escribo para entretenerles... o al menos para distraerles. Muchos besos de nuevo y nos vemos en otro post del futuro ya no tan lejano (momento, eso lo escribí ayer!). Ciao!