_

_

2009/11/22

EL PRÍNCIPE DE LOS GATOS ESTÁ SANGRANDO




Muchas cosas me preocupan ahora. El libro de Foucault que esa chica está leyendo en medio de la fiesta en su casa es un poema triste. Esta chica de ojos rasgados me abraza la cintura como si estuvieramos bailando, pero me preocupa más sus dedos dentro de mi saco, como si quisiera sacarme el corazón adrede. Voy a sentarme al sofá, bebo una cerveza, ella sigue bailando a mi lado, estudiando todos mis perfiles como un gato soñando. Nena, tu eres menor, yo soy normal. Se abre la puerta de la casa y entra la chica más hermosa que he visto, acompañada de un chico gordo y despistado y un enano que salta y quiere bailar. Ella tiene la mirada en el fondo del cuarto, inmaculada, flotando como la pluma en el charco. De alguna forma siento que ellos dependen de ella. Me levanto y me voy. La chica de ojos rasgados está me da una última mirada y se va: no cumplo con los términos de referencia. Esa es la parte que me gusta del orgullo femenino. Un tipo con barba de candado está tremendamente yuca y habla un par de pajas sobre el destino. Tengo piel de papel periódico y un saco barato y usado. La calle es cuarenta kilómetros de demonios soñando. Las luminarias son niños rezando el rosario ocho lunes por semana. Ahora estoy esperando con un ramo de rosas a que pase el último micro. Es muy tarde, pero no importa.

Esta cárcel está muy jodida. Me di la vuelta pensando que alguien veía, pero no hay nadie. Pienso en cosas raras, como que si hubiera venido maquillado, con falda y tacones nadie se daría cuenta. Sería interesante ver cuantos policias me mirarían. Supongo que la biblia tiene razón: hay un truco para todo, pero no se puede ganar si no se tiene fe. Qué carajo, fe no es cerrar los ojos y creer, pero sólo un idiota pediría explicaciones. Debería estar en casa, viendo una peli antigua de la tv local. Es más interesante cuando no hay nada más que hacer luego de hacer lo que sea con las migajas del amor. Talves mezclarlas con miel de motel. Pero el punto es que los policías son obvios. Obvísimos. Caminan todo el día, esperando que el mundo explote. Ahora me preguntan qué es lo que sé sobre el tipo que encontraron muerto en la calle. Y empiezo a reir. En verdad, era una buena carcajada, llena de cinismo y ganas de mear. El policía se emputa y me da un golpe. El techo de la oficina está forrado en polillas. Y las polillas son bonitas. Hechas de polvo y material de insecto. Fuera del DP, la calle es la misma. Es lindo ver que sigue habiendo tráfico a las dos de la mañana. Los camiones son poesía. Van pasando por horas y horas, recorriendo el maldito país, enseñando lecciones de vida a cada cama, cada esquina y cada empresa.

Aún queda un lugar más donde ir. Me colé a este boliche caminando junto a la chica del lunar en la mejilla. En cierta forma siento pena por ella: una chica con un lunar en forma de lágrima está destinada a llorar toda su vida. Pero como toda la verdad del mundo oculta una gran mentira, talves ella tenga algo más de suerte. Los perros siguen ladrando, los radiotaxis están parqueando, y yo les doy las gracias por todo. Y hoy está decidido: me enamoraré de la primera chica que me mire. Es una rareza de cabello negro y cerquillo de tenedor. Baila sola, nadie la jode. Es algo muy usual en el mundo: el viejo de barba y saco horrible se acerca a ella bailando y ahora son dos los que bailan el ritmo de los Bybys. En este preciso momento todos los chicos del boliche se sienten como idiotas: "Yo podía haber estado allí". Pues no señor, se necesitan dos segundos para decidirse y toda la vida para no arrepentirse. Luego los dos vienen a mi lado. Me tienden la mano. Baile de tres? No gracias preciosa, no es mi estilo. Yo soy toro en mi toreo y torazo en rodeo ajeno. La chica del bar me pide un poema. Se lo digo al oído: "Antes las cosas me importaban, pero las cosas cambian". Me sirve un vaso de champagne - champaña y se lleva la flor que estaba en mi solapa. "¿No me das un beso rubia?". Al otro lado del boliche un gato negro baila y ríe con el sombrero en la mano. Es una locura de risa. Sus colmillitos blancos brillan a la luz de neón. Se sienta en la mesa y una petarda le pide una raya.

El novio de la chica del bar viene a empujarme cuando salgo. Grita que la ama, que se muere por ella, que sabe que es una jodida pero que la única regla era que él no se entere, y esta noche se había enterado. Saca su navaja. Bueno, pues yo gozo de una saludable cobardía, por lo que estoy a punto de correr, pero lo mejor es que él se clava la punta en el estomago, en un suicidio aparatoso y ridículo. A primera vista pienso que sólo se ha hecho el suiciente daño como para prometerse a nunca más hacer huevadas, pero no, en verdad ha sido un corte profundo, hecho con la vocación de suicida que les falta a muchos enamorados desenamorados. Lo levanto por los hombros y lo quiero llevar a un hospital pero ningún taxi quiere llevarnos. El ramo de rosas que llevo ya estça hecho mierda. Quiero sacarle la navaja del estomago, pero la empuñadura ya está perdida en una masa de sangre, entrañas y camisa barata. El blanco cadaver nunca fue un color favorito para nadie. Mierda, lo único que se detiene es una patrulla. Esto va a ser divertido.

El dueño de casa y su novia saltan desde el último piso, pero yo no estoy tan ansioso de cometer un error. Voy a la casa de la chica que se acuesta por hambre. Le doy el dinero, ella me mira con cara de "Completo cariño?". Pero no nena, sólo quiero charlar un rato. En su sofá el mundo es más fácil de digerir. Yo soy fácil de lastimar, pero nunca lo muestro. A veces puedes lastimar a alguien sin saberlo. Le dejo la única rosa que pude salvar de ese malabarismo de fortunas que es la muerte, y le doy un beso en la mejilla a esa flor nocturna, a esa ave de paso. Las cosas cambian, pero ahora ya no me importa.

2009/11/09

Mail de navidad de una puta en navidad




Carlao:

Un beso grande. Yo te escribo porque quiero conjugar los verbos temblar y tirar sin que me tiemble el pulso. Dejé de fumar antes de dormir y dejé chupar combo, y dejé de cambiar besos por abrazos. Trabajo en un restaurante como cajera, la dueña es linda doña, me presta para pagar los cuartos y me charla de sus hijos. Ahora vivo en unos cuartitos en obrajes, bien lindos. Tuve que limpiarlos porq olían a conejo. Colgué uno de tus dibujos en la pared, el del apache cazando al búfalo. Y pegué uno de tus poemas sobre mi cama, para rezar de rato en rato.

Ahora tengo un novio, es guapo, trabaja en un empresa de medicinas y en las noches viene con salchis o guesas a la casa. Le dije que estoy embarazada, y no me golpeó ni nada. Me compró flores y me llevó a conocer a su familia a Cocha. Es tan lindo. Un amigo suyo nos va a decir como hacer para casarnos. Fuimos a ver el corso de corsos y su sobrino se disfrazó de tigre, como vos en el corso del prado cuando estabamos en cuarto! Te acuerdas? Vos siempre te acuerdas de todo.

Carlao gordo, me acuerdo mucho de vos cuando paso por nuestra plaza preferida. Te acuerdas del Flaco y de la Pachi cuando nos chupamos en año nuevo? Me encontré la cajita de camel con nuestros deseos de promoción. Seguía en el hueco entre las bolas de la estatua! Eras un cago de risa chino loco. La Pachi me dijo que yo te gustaba y yo no lo dudé un segundo, nos arreglamos y la cabrona le ganó la apuesta al Flaco. Y te acuerdas cuando nos vieron en el cole? El Flaco te dijo que eras el titikako más feliz del mundo! jajaja. Lo vi el otro día, charlamos un rato y luego me dijo q vaya a la siguiente reunión de exalumnos. Este Flaco, era el más a-lumno de todos y ahora es Inge aver.

Ayer encontré el disco que hicimos cuando cumplimos un año. Qué cursi era la canción de los Archies! jajaja, y la de Fey, Carlo mi vida, nunca averiguamos como se llamaba esa canción de Presuntos Implicados! Fue el mejor aniversario de mi vida, cuando nos chachamos de Fisica para escuchar el disco en la calle, y el direc nos vió! jajaja. Pero ayer se me cayó el discman, y ya no funca.

Carlao mi vida, creo q ahora soy feliz. Quisiera tener la plata que gastabamos en trago. Me compraría un fardo de ropa usada, la lavaría y me iría a pasear a sanmiky con una polera y una falda nueva cada día, dependiendo de como me sienta. Creo q voy a entrar a la facu, teníamos q entrar los dos nove? pero vos estudiaste arquitectura y yo me fui de viaje, al menos uno de los dos será abogado! jajaja, te estoy jodiendo gordo, pero ahora tengo una linda vida.

Carlao, quieres saber la verdad carajo? no tengo ningún novio, no trae salchis a casa cuando vuelve, no trabajo como cajera en ningún restaurante y estoy embarazada de cinco meses. no tengo plata para pagar el abogado, y el discman lo vendí, pero en serio tengo el disco y es mi tesoro. Esperabas esto de tu novia del cole? Perdón por ser tan cabrona.

Nadie viene a visitarme, ni siquiera mis viejos, y creo q ya no van a darme perdón judicial, es la tercera vez q estoy aquí adentro

Ven a visitarme en el feriado de navidad porfa






Aclaración prescindible: Esto no es original. Es mi versión de Christmas card from a hooker in minneapolis del Tom Waits. La idea es 100% del Tom, pero qué querían, la sigo escuchando y se me siguen cayendo los mismos lagrimones. Otra cosa para evitar malentendidos de mierda: los personajes de esto, incluido el "Carlao gordo", son ficticios, todos, no me basé en nadie ni en nada más q en el vacío de ruiseñores q tengo ahorita en la panza, y esta aclaración ridícula es para q ninguno de mis amigos o ex novias reales (del real Carlao) se sienta agraviado: saben q los amo a todos, con todo lo q nos pasó.

Muy "naif"? Muy "kitsch"? Me cago, como les digo, "me se" caen los lagrimones de cocodrilo cuando oigo esta rola, a mí, un chico q no lloró su corazón desde q lo plantaron en la heladería a los quince, y a estas alturas eso es muy lindo. Tenía que escribir, qué querían? "Me se" partiría el alma (esa alma en la q no creo) si alguna vez me llegara una carta así de verdad. Un beso grande a usted querido lector. Feliz navidad anticipada.


Y les dejo con la canción que inspiró estito, Christmas Card From a Hooker in Minneapolis de Tom Waits:

Letra y traducción de esta rola