_

_

2012/01/16

DESPUES DEL DESPUTE, QUÉ ME QUEDA?

I know what you must be saying to yourselves
If that's the way she feels about it
Then why doesn't she just end it all
Oh no. not me. i'm not ready for the final disappointment
'Cause I know just as well as i'm standing here talking to you
That when that final moment comes
And i'm breathing my last breath
I know what I'll be saying to myself
" Is that all there is ? "
PJ Harvey - Is that all there is?



Una sensación muy particular me obsede siempre que me encuentro en un particularísimo despute: qué hago después? Me visto y me voy? O recojo los restos de mi miseria en palmos y reflexiono sobre cómo llegué a esto? Pues bien querido lector, malamente abandonado por este malamente plantado escritor, esa sensación postdespute nos viene a todos los que vemos y vivimos la realidad dolorosamente informal y arbitraria en la que nos ha puesto el gobierno nacional. Pero vamos por partes:


Entre hojas no hay nada escrito
Quisiera empezar llamando la atención del lector sobre esta nota publicada por el periódico La Razón el día lunes 16 de enero de 2012: http://www.la-razon.com/nacional/Haremos-campana-internacional-acullico_0_1542445772.html Es una entrevista al Canciller David Choquehuanca, mismo que expuso la postura “oficial” del país respecto al trato que recibe el acullico (masticado de la hoja de coca) en la esfera de las convenciones internacionales sobre manejo de estupefacientes. Se lo resumo, sin temor a equivocarme mucho, en que el Canciller sostiene la referida postura en el hecho de que el acullico es una práctica ancestral y cultural que también se encuentra dentro del margen de protección de la Convención sobre estupefacientes de Naciones Unidad de 1961, aquella que protege los usos tradicionales con reconocido y documentado trasfondo cultural.

Bueno, si el acullico es milenario, si es parte de las tradiciones heredadas de desde Tiwanaku o si es prueba de reciente obtención (por reciente hablo de hace dos siglos máximo) es un estudio que no puedo realizarlo aquí por faltarme el conocimiento para ello. Pero si creo que el Canciller, mismo que pretende defender una práctica a todas vistas intercultural (si, esa palabra peligrosilla pero que me parece nunca mejor aplicada que en este caso), le está dando el enfoque más equivocado a este caso, además de incurrir en el gaffe de decir que la coca es “mágica” y puede “aparecer” en todas nuestras embajadas alrededor del mundo. Primero porque si se supone que queremos que los medios oficiales respeten el acullico tenemos también que respetar los medios oficiales, y lanzar la provocativa sentencia de que “hacemos lo que queremos, nos las ingeniamos para hacerlo y nadie se dio cuenta nunca” dice poquísimo de nuestra política internacional y de nuestra manera de negociar. Segundo, y a esto quería llegar, todo esto amerita una “gira”? Es en realidad necesario seguir gastando dinero de los contribuyentes en la promoción de la hoja de coca a nivel mundial cuando ni siquiera a nivel nacional se hace una campaña (ni que se diga “gira) que de forma seria informe sobre las propiedades de la coca y el acullico? Y no hablo de la propaganda proselitista que dice únicamente “masque coca”, que esa simplemente desinforma hasta a la gente que acullica.

Me impresionó la sangre fría con la que el Canciller propuso este disparate, planeado meticulosamente por su sola persona desde luego, y pensé en qué medios cuenta el país para si no frenar al menos estudiar estos “emprendimientos”. Pero luego recordé que el voto mayoritario de la Asamblea es plenamente dirigido, irresponsable, parcializado y egoísta con los bolivianos… y no se me ocurre más.

Que se jodan los medios
Este fue un paseo por el lado salvaje de la política de trabajo del presi Morales. Cuando mandó a que la prensa se retire de su encuentro con los representantes de los partidos políticos de la oposición. Bueno, mandar a que se retiren es poco, directamente los echó pidiendo que lo “dejen trabajar” (es que su particular manera de dirigirse a la gente que no piensa como él ya puede ser considerado como “su trabajo”).

Lo primero en lo que pienso es en que le preocupa mucho que lo vean frente a frente con sus oponentes políticos. No pienso en otra explicación. Si bien todos ansiábamos ver el fructífero intercambio de ideas que la política nacional anhela desde hace tiempo (y esto aún no pasaba de simplemente una esperanza) el presi lo cortó de plano, pretendiendo arreglar todo en casa, sin la necesaria presencia, a través de los medios, de la opinión pública. Pero venga! Que somos nosotros los que estamos más interesados en esto! Ahora me disculpo por muchas de las apreciaciones que vierto en el blog: sé que a muchas veces puedo pecar de iluso, pero no fallo al creer que en las ocasiones importantes olvidamos siempre que lo elemental es lo esencial: “EL PUEBLO DEBE SABER QUÉ HACEN SUS AUTORIDADES” sigue siendo un presupuesto básico que es bueno recordar, si no es en las instancias obligadas a hacerlo al menos valga la mención que hacemos aquí.

Bala tras Bala
Sobre los hechos acaecidos en Yapacani, me remito simplemente a la sucia historia del género humano, que en sobradas ocasiones nos ha demostrado que en los regímenes totalitarios hay un modus operandi para que la gente empiece a alarmarse:
1.- Aparecen idiotas que de un pasado claramente común (común como seres humanos) vienen luego a enarbolar el signo que identifica al partido en función de gobierno (ya sean esvásticas o wipalitas)
2.- El partido en función de gobierno se encarga de arreglar todo con una dosis de bala tras bala, so pretexto de mantener ningún orden, cargándose muertos encima, muertos que usualmente votaron por él
3.- La cosa se sale de control, la violencia es algo del día tras día, pero ya los verdugos no pueden echarse atrás, pues tienen sus dos piecitos bien metidos en el charco de sangre de la represión.
Momento… esto tercero no lo vivimos aún… aún es la palabra clave. Estamos dejando que el Gobierno del presi haga su despute, y la policía se deja hacer siempre… pero esto no es noticia chicos.

No tengo una conclusión feliz. Lo peor del gobierno del presi Morales, siempre lo digo, es que no tiene a nadie que le diga “no hagas huevadas”, más en cambio tiene el Palacio de Gobierno de chamacos que mueven la cabeza arriba y abajo cada que dice algo. Que está ebrio de poder? No lo creo, el poder únicamente concede el lujo de mostrarse como uno es en realidad. Lo que sorprende a la gente ahora es que finalmente le ven el rostro a la persona por la que votaron hace tanto tiempo cuando aún éramos una República.

No hay comentarios: