_

_

2013/01/14

CAUSAS NO PREVISTAS



Ok, este es un ejercicio para ver si se puede hacer una entrada de blog decente en cinco (5!!!) minutos. Ahi vamoj:

---EXPERIENCIA---
Talvez una de las pocas certezas que podamos tener como personas a lo largo de nuestra vida sea la premisa de que las principales lecciones, y definitivamente las mejores, se aprenden a base de experiencia y error. Es la lección de que si cien personas no dicen que algo es cierto, nunca lo creeremos a menos que lo vivamos y, en muchos casos, lo suframos.

Otra certeza, nos aferramos desesperadamente a la idea de que la gente estará interesada en oir lo que tenemos que decir sobre las lecciones que aprendimos. No creo que sea tanto un afán por ayudar como el de darle un sentido a la lección que aprendimos tan a malamente. Porque, admítamoslo, nosotros tampoco estamos muy interesados en aprender las lecciones del prójimo, pero si lo estamos en aleccionar a la gente. Esa es la esencia pura de la labor blogger.

Curiosa sentencia. Pero es un buen pie de partida para el siguiente punto.

---FELICIDAD---
La ignorancia es felicidad. Si bien son varias las voces en detrimento de este postulado, bajo el entendido de que la ignorancia o el desconocer algo no puede ser entendido como un sinónimo parejo de la felicidad, no se puede dejar de entrever que entre la ignorancia asoma, sin cautela alguna, el coraje. Y la mesa se voltea en este punto: el detrimento a la ignorancia surge del miedo a la falta de preparación, a la inseguridad de vivir sin conocimiento y por ende sin certezas. Por su parte, la ignorancia es uno de los presupuestos para la existencia de coraje (ojo, que no digo valor) pues desconocer las causas y los peligros otorga una no menor confianza en la empresa que uno va a realizar.

Ahora, que la temeridad y la imprudencia son primas de la felicidad... pues ese es un debate un poco más largo.

Muy bueno! Hasta aquí han sido CINCO (5!!!) minutos de textear sin preparación previa ni lectura o borrador. No salio mál eh? Faltaron las gráficas. Y para despedirme, la siempre necesaria promesa de volver a escribir mas seguido en el blog. Saludos grandes!